Search

Últimas noticias

La mañana del martes, 14 - 2-2017 el obispo HG Metaos; obispo y abad del monasterio ha ordenado cinco de los padres monjes al punto de ser sacerdote y ellos son el monje sacerdote Ghayes Al Souriani, el monje sacerdote Beladius Al Souriani, el monje sacerdote Wissa Al Souriani, el monje sacerdote Beshara Al Souriani y el monje sacerdote Mina Al Souriani y así en la Iglesia de la Virgen María – La cueva en el monasterio y con él han participados algunos padres del sínodo de los monjes del monasterio - nuestras sinceras felicitaciones del corazón para los padres monjes sacerdotes - Señor aceptó sus oraciones y el incienso de sus virtudes como un sacrificio vivo santo a Dios El Padre y los convierte un faro de la fe y una luz del mundo

Horario de alabanza y misas

Casa del retiro espertual

Condiciones que deben observarse para pasar un retiro espiritual en el monasterio

Llevar una identificaciónjurídica de personalidad.

No hacer menos de 16 años de edad.

Llevar una carta de reconocimiento padre directado al Abad o al padre responsable de la casa del retiro.

Puntualidad de oraciones, trabajo y retiros de la casa del retiro.

El retiro no dura más de tres días.

Deber pasar no menos de dos meses como un período mínimo dentro el retiro y el otro.

No visitar al Abad o los padres monjes solamente con el permiso del padre responsable de la casa del retiro.

Deber ser calmado a mantener y respetar la santidad del lugar.

 

Recorrido Virtual

Condiciones que deben observarse para pasar un retiro espiritual en el monasterio

Llevar una identificaciónjurídica de personalidad.

No hacer menos de 16 años de edad.

Llevar una carta de reconocimiento padre directado al Abad o al padre responsable de la casa del retiro.

Puntualidad de oraciones, trabajo y retiros de la casa del retiro.

El retiro no dura más de tres días.

Deber pasar no menos de dos meses como un período mínimo dentro el retiro y el otro.

No visitar al Abad o los padres monjes solamente con el permiso del padre responsable de la casa del retiro.

Deber ser calmado a mantener y respetar la santidad del lugar.

 

casa

La Sexta Semana del Tiempo Pascual:

El Cristo es el primer fruto y el camino, y la verdad, y la vida

El Día de la Ascensión

Las cuarenta días del tiempo pascual se concluyen con las lecturas del Jueves de la Ascensión. Las lecturas del quinto domingo nos presentaron una visión teóloga de la Ascensión del Cristo. En el día de la Ascensión, las lecturas nos presentan la realidad de la Ascensión y lo que le sigue de resultados y frutos; “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Mr. 16. 15-16). El Salmo de la oración de la mañana anuncia las bendiciones de la Ascensión “Subiste a lo alto, cautivaste la cautividad, Tomaste dones para los hombres...” (Sal. 68. 18).

La Epístola de San Pablo en su habla sobre la encarnación explica lo que presentó el Cristo a nosotros con su cuerpo que tomó para hacer la redención y la salvación;

“E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:

Dios fue manifestado en carne,

Justificado en el Espíritu,

Visto de los ángeles,

Predicado a los gentiles,

Creído en el mundo,

Recibido arriba en gloria.”  (1Ti. 3. 16).

Pues con su encarnación tomó un cuerpo y le usó para la salvación de cada uno, y murió, pues hemos participado en su muerte sepultándose con él en el bautismo, en el cual fuimos también resucitados con él y fue recibido en gloria pues nos sentó con él “Y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.” (Ef. 2.6). Y devenimos en su cuerpo presentes ante el Padre. Por tanto su encarnación devino el misterio de la piedad que nos presentó por él ante el Padre “según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.” (Ef. 1. 4).

La Epístola católica muestra nuestro nuevo nacimiento por el bautismo como el fruto de la Resurrección del Cristo y su sentada a la diestra del Padre “El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo, quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.” (1P. 3. 21-22).


Mientras la Epístola de los Hechos de los Apóstoles es la fuente principal para presentar los eventos de la Ascensión y las circunstancias que le precedió y le siguió. Pues aclaró la necesidad espiritual para las apariciones del Cristo después de la Resurrección, “a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.” (Hch. 1. 3).

La importancia de la visión del Cristo vivo diciendo: “Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis.” (Jn. 14. 19). El mundo no puede ver al Cristo vivo, pues quien ve al Cristo vivo vive por él para obtener una vida eterna. Era necesario probar de la realidad de la Resurrección del Cristo por el cuerpo a los Apóstoles mismos y su ascensión ante ellos a los cielos de manera tangible para que el manifiesto de las realidades teólogas, no percibidas por el entendimiento, sean reconocidas por los ojos como realidad tangible, y por tanto llevan a cabo la predicación a toda la tierra.

Este capítulo de las lecturas se considera como una fuente importante para el manifiesto del Espíritu Santo, y la preparación del Cristo a la iglesia para recibirlo, y la importancia de esto en la obra de predicación y la expansión del Cristianismo. “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” (Hch. 1. 8). También en este capítulo el anuncio de la Ascensión del Cristo a los cielos por el cuerpo "Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos." (Hch. 1. 9).

El capítulo del evangelio de San Lucas se completa con el capítulo de la Epístola de los Hechos de los Apóstoles en la presentación de los eventos de la Ascensión y le precede el salmo en la presentación de la profecía, “Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria.” (Sal. 24.7).

Los Ángeles se asombraron de la visión de un hombre ascendiendo al cielo con su cuerpo. Este asunto que le explica Daniel en su visión y que no entendió sus misterios, diciendo: “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloría y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.” (Dn. 7. 13-14). La asombra de los Ángeles que anuncia el Salmo era por la visión de un hombre divino que asciende al cielo y tiene  todo este dominio eterno.

El evangelio aclara las importantes realidades siguientes:

1-   “Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras” (Lc. 24. 45). Los Apóstoles no eran conscientes de las medidas de la salvación y su misterio anunciado en los libros y que era necesario aclararles su misterio.

2-   “y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día” (Lc. 24. 46).

3-   “y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas.” (Lc. 24. 47-48).

4-   “He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.” (Lc. 24. 49). El envío del Espíritu Santo del Padre como una fuerza necesaria para la predicación con el Cristo.

La comunión y el don del Espíritu Santo el Dios viviente

Primero: las lecturas de la sexta y séptima semanas del tiempo pascual

Las lecturas litúrgicas en las primeros seis domingos del programa del tiempo pascual hasta el Día de la Ascensión, nos demuestra al Cristo resucitado de los muertos con muchas pruebas. Después los dos últimos domingos del tiempo pascual participan con el plan del Espíritu Santo. Las lecturas sobre el Espíritu Santo durante el tiempo pascual (el sexto plan) empiezan después del Día de la Ascensión, en la segunda mitad de la sexta y séptima semanas, donde enlacen las lecturas la Resurrección y la Ascensión con el envío del Espíritu Santo y su obra en la iglesia. Estas lecturas siguen el sistema del Libro de oraciones del tiempo pascual. He preferido que exponga esta última parte de las lecturas de las últimas semanas del tiempo pascual con él del Espíritu Santo (el séptimo plan), por su integración con este plan, en particular, las lecturas del Día del Pentecostés.

La obra del Espíritu Santo es el don de la redención y el cumplimiento de la salvación de cada uno en el tiempo, después de cumplir el Señor Jesucristo la salvación con el cuerpo por su muerte, su resurrección, su ascensión al cielo y su sentada a la diestra del Padre. Para obtener la salvación entramos con la comunión del Padre por el Hijo en el Espíritu Santo. El Espíritu Santo cumplió la salvación de cada uno a través su obra en la iglesia y sus misterios.


La sexta semana del tiempo pascual

Un mensaje de consolación después de la Ascensión del Señor Jesucristo

Y la invitación de la demanda del Espíritu Santo del Padre

Las lecturas después del Día de la Ascensión es un mensaje de consolación para la iglesia después de la Ascensión del Señor Jesucristo y la oración para la demanda del Espíritu Santo del Padre. Los evangelios llevan las últimas recomendaciones del Cristo antes de la Pasión, la mayoría de estas recomendaciones son del evangelio de San Juan de los capítulos 14 y 16, y giran alrededor de la demanda del Espíritu Santo del Padre en el nombre del Cristo. “En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.” (Jn. 16. 23-24). “En aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de Dios.” (Jn. 16. 26-27). [las lecturas del evangelio de la misa del domingo].“Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lc. 11.13).

El Cristo preparaba los Apóstoles para su despedida por el cuerpo a la cruz, y les aseguraba que el Padre les ama y les oye. El Padre les conoce y ellos le conocen en la persona del Cristo. “¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.” (Jn. 14. 10). “Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.” (Jn. 14.14).

El objetivo principal del Cristo es hacer conocer los Apóstoles al Padre en su persona según lo que vino en su última oración, “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” (Jn. 17. 3). El evangelio concluye el habla, “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” (Jn. 16. 33).

Un mensaje de la última consolación en el momento de su despedida con el cuerpo. El Cristo les dio su paz que no puede nadie quitar de ellos aún en el medio de las aflicciones de este mundo. El Cristo venció al mundo por nuestra cuenta, a pesar de todas las aflicciones que podemos recibir en el mundo. 

Eventos de la Iglesia

Synaxarium

Synaxarium

Publicado Recientemente

cover final

Recién publicado un libro el parte sexto de los milagros que glorifica a Dios a través de sus santos por el mano del padre y monje Faltaos Al Souriani (el intercesor de los imposibles).

سيرة أبونا تادرس

Recién publicado la biografía del disfunto monje archsacerdote Tadros Al Souriani – preparado por los padres monjes del monasterio.

 

كتاب الشهيد فيلوثاؤس

Recién publicado la biografía del mártir fuerte por el espíritu Filotaos el chico – preparado por HG Anba Papa Metaos obispo y abad del monasterio.

 

 

Artículos de Anba Metaos

Artículos Litúrgicos de S. E. Anba Metaos

Milagros de sacerdotes

Milagros de monjes sacerdotes de este monasterio

Contemplaciones Espirituales

تاملات